La catedral del mar et plus d'un million d'autres livres sont disponibles pour le Kindle d'Amazon. En savoir plus


ou
Identifiez-vous pour activer la commande 1-Click.
ou
en essayant gratuitement Amazon Premium pendant 30 jours. Votre inscription aura lieu lors du passage de la commande. En savoir plus.
Amazon Rachète votre article
Recevez un chèque-cadeau de EUR 1,50
Amazon Rachète cet article
Plus de choix
Vous l'avez déjà ? Vendez votre exemplaire ici
Désolé, cet article n'est pas disponible en
Image non disponible pour la
couleur :
Image non disponible

 
Commencez à lire La catedral del mar sur votre Kindle en moins d'une minute.

Vous n'avez pas encore de Kindle ? Achetez-le ici ou téléchargez une application de lecture gratuite.

La catedral del mar [Espagnol] [Broché]

Ildefonso Falcones
4.6 étoiles sur 5  Voir tous les commentaires (5 commentaires client)
Prix : EUR 9,24 Livraison à EUR 0,01 En savoir plus.
  Tous les prix incluent la TVA
o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o
Il ne reste plus que 2 exemplaire(s) en stock (d'autres exemplaires sont en cours d'acheminement).
Expédié et vendu par Amazon. Emballage cadeau disponible.
Voulez-vous le faire livrer le mardi 29 juillet ? Choisissez la livraison en 1 jour ouvré sur votre bon de commande. En savoir plus.

Formats

Prix Amazon Neuf à partir de Occasion à partir de
Format Kindle EUR 7,99  
Broché EUR 20,18  
Broché EUR 9,24  
Broché --  
Vendez cet article - Prix de rachat jusqu'à EUR 1,50
Vendez La catedral del mar contre un chèque-cadeau d'une valeur pouvant aller jusqu'à EUR 1,50, que vous pourrez ensuite utiliser sur tout le site Amazon.fr. Les valeurs de rachat peuvent varier (voir les critères d'éligibilité des produits). En savoir plus sur notre programme de reprise Amazon Rachète.

Description de l'ouvrage

6 octobre 2009 Vintage Espanol
“Creíble y fascinante... tan maravillosamente estructurada que las últimas sesenta páginas se detonan como un cordel de fuegos artificiales”.
The Washington Post

En el siglo XIV, la ciudad de Barcelona se encuentra en su momento de mayor prosperidad. Ha crecido hacia la Ribera, el humilde barrio de los pescadores, cuyos habitantes deciden construir, con el dinero de unos y el esfuerzo de otros, el mayor templo mariano jamás conocido: Santa María del Mar. Una construcción que es paralela a la azarosa historia de Arnau, un siervo de la tierra que huye de los abusos de su señor feudal y se refugia en Barcelona, donde se convierte en ciudadano y, con ello, en hombre libre.

El joven Arnau trabaja como palafrenero, estibador, soldado y cambista. Una vida extenuante, siempre al amparo de la Catedral del Mar, que le iba a llevar de la miseria del fugitivo a la nobleza y la riqueza. Pero con esta posición privilegiada también le llega la envidia de sus pares, que urden una sórdida conjura que pone su vida en manos de la Inquisición...

La catedral del mar es una trama en la que se entrecruzan lealtad y venganza, traición y amor, guerra y peste, en un mundo marcado por la intolerancia religiosa, la ambición material y la segregación social. Todo ello convierte a esta obra no sólo en una novela absorbente, sino también en la más fascinante y ambiciosa recreación de las luces y sombras de la época feudal.

Offres spéciales et liens associés


Les clients ayant consulté cet article ont également regardé


Descriptions du produit

Extrait

Año 1320Masía de Bernat EstanyolNavarcles, Principado de CataluñaEn un momento en el que nadie parecía prestarle atención, Bernat levantó la vista hacia el nítido cielo azul. El sol tenue de finales de septiembre acariciaba los rostros de sus invitados. Había invertido tantas horas y esfuerzos en la preparación de la fiesta que sólo un tiempo inclemente podría haberla deslucido. Bernat sonrió al cielo otoñal y, cuando bajó la vista, su sonrisa se acentuó al escuchar el alborozo que reinaba en la explanada de piedra que se abría frente a la puerta de los corrales, en la planta baja de la masía. La treintena de invitados estaba exultante: la vendimia de aquel año había sido espléndida. Todos, hombres, mujeres y niños, habían trabajado de sol a sol, primero recolectando la uva y después pisándola, sin permitirse una jornada de descanso. Sólo cuando el vino estaba dispuesto para hervir en sus barricas y los hollejos de la uva habían sido almacenados para destilar orujo durante los tediosos días de invierno, los payeses celebraban las fiestas de septiembre. Y Bernat Estanyol había elegido contraer matrimonio durante esos días. Bernat observó a sus invitados. Habían tenido que levantarse al alba para recorrer a pie la distancia, en algunos casos muy extensa, que separaba sus masías de la de los Estanyol. Charlaban con animación, quizá de la boda, quizá de la cosecha, quizá de ambas cosas; algunos, como un grupo donde se hallaban sus primos Estanyol y la familia Puig, parientes de su cuñado, estallaron en carcajadas y lo miraron con picardía. Bernat notó que se sonrojaba y eludió la insinuación; no quiso siquiera imaginar la causa de aquellas risas. Desperdigados por la explanada de la masía distinguió a los Fontaníes, a los Vila, a los Joaniquet y, por supuesto, a los familiares de la novia: los Esteve. Bernat miró de reojo a su suegro, Pere Esteve, que no hacía más que pasear su inmensa barriga, sonriendo a unos y dirigiéndose de inmediato a otros. Pere volvió el alegre rostro hacia él y Bernat se vio obligado a saludarle por enésima vez. Éste buscó con la mirada a sus cuñados y los encontró mezclados entre los invitados. Desde el primer momento lo habían tratado con cierto recelo, por mucho que Bernat se hubiera esforzado por ganárselos. Bernat volvió a levantar la vista al cielo. La cosecha y el tiempo habían decidido acompañarlo en su fiesta. Miró hacia su masía y de nuevo hacia la gente y frunció ligeramente los labios. De repente, pese al tumulto reinante, se sintió solo. Apenas hacía un año que su padre había fallecido; en cuanto a Guiamona, su hermana, que se había instalado en Barcelona después de casarse, no había dado respuesta a los recados que él le había enviado, pese a lo mucho que le hubiera gustado volver a verla. Era el único familiar directo que le quedaba desde la muerte de su padre... Una muerte que había convertido la masía de los Estanyol en el centro de interés de toda la región: casamenteras y padres con hijas núbiles habían desfilado por ella sin cesar. Antes nadie acudía a visitarlos, pero la muerte de su padre, a quien sus arranques de rebeldía le habían merecido el apodo de «el loco Estanyol», había devuelto las esperanzas a quienes deseaban casar a su hija con el payés más rico de la región.
—Ya eres lo bastante mayor para casarte —le decían—.¿Cuántos años tienes?—Veintisiete, creo —contestaba.—A esa edad ya casi deberías tener nietos —le recriminaban—. ¿Qué harás solo en esta masía? Necesitas una mujer. Bernat recibía los consejos con paciencia, sabiendo que indefectiblemente iban seguidos por la mención de una candidata, cuyas virtudes superaban la fuerza del buey y la belleza de la másincreíble puesta de sol. El tema no le resultaba nuevo. Ya el loco Estanyol, viudo trasnacer Guiamona, había intentado casarlo, pero todos los padres con hijas casaderas habían salido de la masía lanzando imprecaciones: nadie podía hacer frente a las exigencias del loco Estanyol en cuanto a la dote que debía aportar su futura nuera. De modo que el interés por Bernat fue decayendo. Con la edad, el anciano empeoró y sus desvaríos de rebeldía se convirtieron en delirios. Bernat se volcó en el cuidado de las tierras y de su padre y, de repente, a los veintisiete años, se encontró solo y asediado. Sin embargo, la primera visita que recibió Bernat cuando todavía no había enterrado al difunto fue la del alguacil del señorde Navarcles, su señor feudal. «¡Cuánta razón tenías, padre!», pensó Bernat al ver llegar al alguacil y varios soldados a caballo.
—Cuando yo muera —le había repetido el viejo hasta la saciedad en los momentos en que recuperaba la cordura—, ellos vendrán; entonces debes enseñarles el testamento. —Y señalaba con un gesto la piedra bajo la cual, envuelto en cuero, se hallaba el documento que recogía las últimas voluntades del loco Estanyol.
—¿Por qué, padre? —le preguntó Bernat la primera vez que le hizo aquella advertencia.—Como bien sabes —le contestó—, poseemos estas tierras en enfiteusis, pero yo soy viudo, y si no hubiera hecho testamento, a mi muerte el señor tendría derecho a quedarse con la mitad detodos nuestros muebles y animales. Ese derecho se llama de intestia; hay muchos otros a favor de los señores y debes conocerlos todos. Vendrán, Bernat; vendrán a llevarse lo que es nuestro, y sólo si les enseñas el testamento podrás librarte de ellos.—¿Y si me lo quitasen? —preguntó Bernat—. Ya sabes cómo son...—Aunque lo hicieran, está registrado en los libros.La ira del alguacil y la del señor corrieron por la región e hicieron aún más atractiva la situación del huérfano, heredero de todos los bienes del loco. Bernat recordaba muy bien la visita que le había hecho su ahora suegro antes del comienzo de la vendimia. Cinco sueldos, un colchón y una camisa blanca de lino; aquélla era la dote que ofrecía por su hija Francesca.—¿Para qué quiero yo una camisa blanca de lino? —le preguntó Bernat sin dejar de trastear con la paja en la planta baja de la masía.
—Mira —contestó Pere Esteve.
Apoyándose sobre la horca, Bernat miró hacia donde le señalaba Pere Esteve: la entrada del establo. La horca cayó sobre la paja. A contraluz apareció Francesca, vestida con la camisa blanca de lino... ¡Su cuerpo entero se le ofrecía a través de ella! Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Bernat. Pere Esteve sonrió. Bernat aceptó la oferta. Lo hizo allí mismo, en el pajar, sin ni siquiera acercarse a la muchacha, pero sin apartar los ojos de ella. Fue una decisión precipitada, Bernat era consciente de ello, pero no podía decir que se arrepintiera; allí estaba Francesca, joven, bella, fuerte. Se le aceleró la respiración. Hoy mismo... ¿Qué estaríapensando la muchacha? ¿Sentiría lo mismo que él? Francesca no participaba en la alegre conversación de las mujeres; permanecía en silencio junto a su madre, sin reír, acompañando las bromas y carcajadas de las demás con sonrisas forzadas. Sus miradas se cruzarondurante un instante. Ella  se sonrojó y bajó la vista, pero Bernat observó cómo sus pechos reflejaban su nerviosismo. La camisa blanca de lino volvió a aliarse con la fantasía y los deseos de Bernat.
—¡Te felicito! —oyó que le decían por detrás mientras le palmeaban con fuerza la espalda. Su suegro se había acercado a él—. Cuídamela bien —añadió siguiendo la mirada de Bernat y señalando a la muchacha, que ya no sabía dónde esconderse—. Aunque si la vida que le vas a proporcionar es como esta fiesta... Es el mejor banquete que he visto nunca. ¡Seguro que ni el señor de Navarcles puede gozar de estos manjares!
Bernat había querido agasajar a sus invitados y había preparado cuarenta y siete hogazas de pan rubio de harina de trigo; había evitado la cebada, el centeno o la espelta, usuales en la alimentación de los payeses. ¡Harina de trigo candeal, blanca como la camisa de suesposa! Cargado con las hogazas acudió al castillo de Navarcles para cocerlas en el horno del señor pensando que, como siempre, dos hogazas serían suficiente pago para que le permitieran hacerlo. Los ojos del hornero se abrieron como platos ante el pan de trigo, y luego se cerraron formando unas inescrutables rendijas. En aquella ocasión el pago ascendió a siete hogazas y Bernat abandonó el castillo jurando contra la ley que les impedía tener horno de cocer panen sus hogares..., y forja, y guarnicionería...—Seguro —le contestó a su suegro, apartando de su mente aquel mal recuerdo.Ambos observaron la ex...

Revue de presse

Siglo XIV. La ciudad de Barcelona se encuentra en su momento de mayor prosperidad. La construcción de la catedral Santa María de la Mar será paralela a la azarosa historia de Arnau, un siervo de la tierra que huye de los abusos de su señor feudal y se refugia en Barcelona, donde se convierte en ciudadano y, con ello, en hombre libre. El joven Arnau trabaja como palafrenero, estibador, soldado y cambista. Una vida extenuante, siempre al amparo de la catedral de la Mar, que le iba a llevar de la miseria del fugitivo a la nobleza y la riqueza. Pero con esta posición privilegiada también le llega la envidia de sus pares, que urden una sórdida conjura que pone su vida en manos de la Inquisición... Lealtad y venganza, traición y amor, guerra y peste, en un mundo marcado por la intolerancia religiosa, la ambición material y la segregación social. --Ce texte fait référence à une édition épuisée ou non disponible de ce titre.

Détails sur le produit

  • Broché: 672 pages
  • Editeur : Vintage Espanol (6 octobre 2009)
  • Collection : Vintage Espanol
  • Langue : Espagnol
  • ISBN-10: 0307474739
  • ISBN-13: 978-0307474735
  • Dimensions du produit: 20,5 x 13,4 x 2,9 cm
  • Moyenne des commentaires client : 4.6 étoiles sur 5  Voir tous les commentaires (5 commentaires client)
  • Classement des meilleures ventes d'Amazon: 35.049 en Livres anglais et étrangers (Voir les 100 premiers en Livres anglais et étrangers)
  •  Souhaitez-vous compléter ou améliorer les informations sur ce produit ? Ou faire modifier les images?


En savoir plus sur l'auteur

Découvrez des livres, informez-vous sur les écrivains, lisez des blogs d'auteurs et bien plus encore.

Quels sont les autres articles que les clients achètent après avoir regardé cet article?


Commentaires en ligne 

3 étoiles
0
2 étoiles
0
1 étoiles
0
4.6 étoiles sur 5
4.6 étoiles sur 5
Commentaires client les plus utiles
4 internautes sur 4 ont trouvé ce commentaire utile 
5.0 étoiles sur 5 Un roman envoûtant. 2 septembre 2008
Par mafalda66
Format:Broché
Ce roman est très prenant : je l'ai dévoré en une semaine malgré ses 600 pages. A travers le personnage d'Arnau, l'auteur nous fait découvrir l'histoire de la Barcelone médiévale de façon passionante, émouvante et divertissante à la fois. Je recommande ce livre vivement !
Avez-vous trouvé ce commentaire utile ?
1 internautes sur 1 ont trouvé ce commentaire utile 
4.0 étoiles sur 5 Le Moyen-Age dans toute sa splendeur... et son horreur 9 novembre 2010
Par Brasil404
Format:Broché
Magnifique description de la vie au Moyen-Age, à Barcelone et en Espagne. L'histoire est réaliste par rapport à l'Histoire et, grâce aux superbes descriptions, on voit comme au cinéma l'ambiance qui règne, on peut imaginer la construction de cette cathédrale, la sueur versée pour amener chaque pierre, la servitude,... dans toute sa splendeur et son ignominie. Pas sûr qu'un film dont l'histoire se déroule au Moyen-Age ait mieux rendu la vie d'alors que ce roman.
Si je n'ai donné que 4 étoiles, c'est parce que l'injustice du Moyen-Age me met hors de moi et ce livre modifiait parfois négativement mon humeur: quand j'arrêtais de lire, j'avais besoin de quelques minutes pour recouvrer ma bonne humeur. Le plan de Barcelone (dans l'édition espagnole) aurait pu être meilleur pour pouvoir suivre les itinéraires et autres pérégrinations dans la cité.
Il est clair que l'auteur excelle dans le Moyen-Age et rend un vibrant hommage à cette cathédrale de la mer et aux hommes qui l'ont construite.
Avez-vous trouvé ce commentaire utile ?
5.0 étoiles sur 5 Barcelone au Moyen Age comme si on y était 7 décembre 2011
Par dovewood
Format:Broché
J'ai acheté ce livre pour me remettre dans le bain avant un voyage à Barcelone, n'ayant plus pratiqué l'espagnol depuis plusieurs années. Non seulement sa lecture est très agréable (et tout à fait à ma portée sans avoir un dictionnaire toujours à portée de main), mais j'ai appris beaucoup sur la vie en Catalogne au 14ème siècle. L'histoire est passionnante et très bien construite. Je recommande sans hésitation.
Avez-vous trouvé ce commentaire utile ?
4.0 étoiles sur 5 Me gustà mucho 3 décembre 2010
Format:Broché
Fascinant, récréatif, ou l'on rencontre la loyauté, la vengeance, la trahison, l'amour, la guerre. Un livre passionnant. A lire en espagnol ou en français, mais à lire
Avez-vous trouvé ce commentaire utile ?
2 internautes sur 4 ont trouvé ce commentaire utile 
5.0 étoiles sur 5 merveilleusement moyenâgeux 11 février 2008
Format:Broché
C'est un picaro à ne pas manquer. Vous allez traverser tous les corps de métier à la période féodale des débuts de l'inquisition et de la peste noire. Barcelona, mon amour...
Avez-vous trouvé ce commentaire utile ?
Rechercher des commentaires
Rechercher uniquement parmi les commentaires portant sur ce produit

Discussions entre clients

Le forum concernant ce produit
Discussion Réponses Message le plus récent
Pas de discussions pour l'instant

Posez des questions, partagez votre opinion, gagnez en compréhension
Démarrer une nouvelle discussion
Thème:
Première publication:
Aller s'identifier
 

Rechercher parmi les discussions des clients
Rechercher dans toutes les discussions Amazon
   


Rechercher des articles similaires par rubrique


Commentaires

Souhaitez-vous compléter ou améliorer les informations sur ce produit ? Ou faire modifier les images?